martes, 26 de enero de 2010

LA COMUNICACIÓN EN LA PAREJA

La comunicación en la pareja

Vivir en armonía en una relación no se logra por arte de magia; tampoco es algo que se construye de la noche a la mañana. La personalidad de cada uno en ocasiones choca y crea conflictos, ya que cada uno lleva a la relación una pequeña maleta imaginaria cargada de expectativas basadas en sus experiencias previas, ideas, creencias, mitos y prejuicios acerca de lo que son las relaciones, los roles, los afectos, la comunicación, la familia, la felicidad, etc.. Los cuales es evidente que van a ser diferentes, ya que cada uno de los miembros de la pareja han vivido de manera distinta, vienen de familias con valores, principios y costumbres distintas; por lo tanto ven la vida de diferente manera y eso va a causar discrepancias, se van a generar pequeños y grandes conflictos que pueden durar desde unas horas hasta toda la vida.

¿Por que ya no me llevo bien con mi pareja?

En esta época es muy fácil encontrar parejas que se llevan mal y que su relación se encuentra seriamente afectada.

Las ves discutiendo en los restaurantes, con caras largas y descompuestas en los automóviles, peleando en las calles, regañando a sus hijos en los supermercados, incluso golpeando a su pareja o perdiendo el control en plena calle y a luz de día, ¿qué vivirán en sus hogares?

Lo que si podemos saber que vivir insatisfecho con una relación, conlleva a muchos desajustes emocionales, sociales,  psicológicos y sexuales.

La mala relación de pareja se agrava por la falta de una comunicación efectiva, ya que en muchas situaciones cotidianas no existe una mala intención en palabras o actitudes que presenta alguno de los miembros de la pareja, pero si existe una interpretación distorsionada de parte del que recibe las palabras o actitudes, esto es porque ya se encuentran a la defensiva esperando siempre una ataque el uno del otro.

Cuando la relación se empieza a basar en solo atender las obligaciones que se derivan de la relación, la pareja deja de hablar sobre sí mismos, ya que empieza a parecer "normal" solo hablar de las cuentas y los problemas por resolver y se queda perdido el ambiente personal, en el cual lo importante es hablar de nosotros mismos, de nuestras ilusiones, de nuestros objetivos, de nuestros gustos, etc.

Entonces, la comunicación con la pareja es para solucionar problemas y por lo tanto se evita consciente e inconscientemente tratar asuntos con la pareja, relacionados con el estar juntos o al placer de vivir en pareja.

Evidentemente, la pareja se va alejando más y más y va perdiendo los motivadores que de inicio creo la relación. Y aparece el fantasma del desanimo, parece que ya no es atractivo el estar uno con el otro, o se siente que la pareja nos ignora y efectivamente es así.

Esto es solo un ejemplo tan cotidiano, que a muchos de los lectores les resulta muy familiar, ya que son esos efectos que conocemos como "las necesidades de la vida", los cuales van haciendo que la pareja tenga muchas actividades por separado.

Otro ejemplo de la separación de actividades son las parejas donde ambos trabajan, lo cual ya es común en nuestro medio, ya que las necesidades económicas así lo requieren; pero cada uno de los miembros de la pareja, va teniendo distintas obligaciones y sería mucha suerte que más o menos trabajaran cerca de la casa o cerca un trabajo del otro, por lo general, se tienen rumbos diferentes, lo cual obliga a que se separen desde la mañana hasta la noche y los amigos o compañeros de trabajo toman el lugar del afecto de cada uno, lo cual genera compromisos sociales que no necesariamente son compartidos o aceptados por la pareja, incluso van a generar motivos de celos entre la pareja.

Al reunirse la pareja por la noche, generalmente están cansados y existen todavía algunas obligaciones de la casa, las cuales, por lo general son atendidas por la mujer; es importante destacar que cada vez más los hombres participamos de estas tareas, pero no todos.

La conducta de "fuga o aislamiento" en esos momentos es mirar la televisión, la cual impide la comunicación entre la pareja. Es importante erradicar la presencia  de la TV por lo menos en la recamara, no debe tener lugar en la intimidad de la pareja, ya que por ver la televisión, la pareja deja incluso de tocarse y por lo tanto las relaciones sexuales se hacen más espaciadas, claro que existen otras razones además de la TV para que una pareja deje de tener sexo.

Estas presiones van a generar muchos desacuerdo entre la pareja y lo que parecía una grata unión, se va convirtiendo en muchos de los casos en una terrible lucha y descontento, que pone mas y mas claro que ya no "nos pela nuestra pareja".

Para completar la idea de este artículo mencionaremos los problemas más frecuentes que enfrentan las parejas hoy en día:

  • Mala comunicación:- Se callan los conflictos y se van acumulando las quejas.
  • Acumulación de sentimientos negativos
  • Violencia verbal, psicológica y física
  • Crecimiento de las necesidades de afecto.
  • Discusiones destructivas.
  • Falta de respeto  a la opinión de la pareja
  • Abandono emocional, físico y sexual.
  • Vida llena de rutina.
  • Decepción o sentirse engañados porque la pareja no es como era antes.
  • Perdida de la admiración hacia la pareja.

Todos estos factores y otros que no se mencionan en esta artículo, van poco a poco cayendo en un círculo vicioso en el que la pareja realiza su vida independiente del otro y en ocasiones puede que uno de los miembros se sienta desplazado, ignorado y  poco valorado; al revisar estos asuntos, nos damos cuenta que la autoestima ha sido seriamente lastimada.

Como verán, los motivos para sentir que la pareja te ignora, si son reales y también es real que en parejas existe el ignorar por una falta de interés directo de la persona y no por efectos de los factores que se enunciaron, por lo tanto hay que revisar a fondo cada caso para saber el origen de la indiferencia y poder encontrar una solución y para esto la terapia de pareja es una excelente herramienta.

¿Cómo saber si estoy en crisis con mi pareja?

 Es algo que se siente, es fácil de identificar, pero uno de los elementos más notorios es la comunicación en la pareja. Es distinguible que  ya que no pueden comunicarse ni para las cosas básicas, el segundo elemento a considerar es cuando además interviene alguna adicción como es el alcoholismo, la drogadicción, la anorexia, la adicción a la comida; factores que suman puntos negativos adicionales a la mala relación. La violencia intra familiar, también es un factor o condicionante de una mala relación de pareja.

Este panorama nos permite afirmar que las relaciones sexuales de la pareja se van a ver seriamente afectadas y en muchos de los casos las personas se alejan de la posibilidad de tener encuentros sexuales, ya que es muy difícil mantener el deseo o apetito sexual en medio de estos desajustes.

La vida en pareja no siempre es fácil y gratificante.

LOS 10 PRINCIPALES ERRORES QUE COMETEN LAS PAREJAS Y LLEVAN A PROBLEMAS EN EL MATRIMONIO

  1. Evitar el conflicto. Los problemas que se evitan exigen la represión de la ira, lo cual lleva  a la depresión de los sentimientos que a la larga termina con el amor. Un  compañerismo genuino y apasionado requiere del conflicto, no de una amabilidad terminal o retirada.   Esto no quiere decir, que no debes dirigir un conflicto o resolver  un problema de una forma inteligente y calmada.
  2. Evitarse el uno al otro. El retiro ocasional es saludable. Sin embargo, hacerlo de manera habitual (levantar un muro) es mortal para el matrimonio y su consecuente compañerismo.
  3. Intensificación. Los problemas, cuando se manejan con habilidad, son una de las claves para una gran relación. Los problemas fuera de controles una excusa para el abuso físico, verbal o psicológico.  
  4. Crítica. Tener el hábito de hablar (o pensar) en forma crítica es duro para la relación.  La crítica casi siempre es una señal de que el que critica tiene que hacer algún trabajo de desarrollo personal. Es decir, el que critica necesita ayuda para mejorar su propia persona.
  5. Mostrar desprecio. El desprecio es la crítica agravada de manera absoluta el abuso mental.
  6. Reaccionar a la defensiva. El temor es natural. La actitud defensiva acompaña al temor de forma natural. Una buena relación de pareja requiere practicar técnicas que le permitan dejar caer las defensas, a pesar de su temor.
  7. Negar la responsabilidad. Cuando niega la responsabilidad de su parte en el asunto, acaba por culpar a su pareja y tratar de cambiarlo.

  8. Reescribir la historia. Recordar ante todo las experiencias negativas en una relación es una señal de un futuro resquebrajamiento. Todas las parejas tienen puntos difíciles.
  9. Negarse a pedir ayuda. La consejería y la disposición dan resultados 
  10. Creer que el cambio de pareja es la solución. Es posible que las personas pasen por varias parejas mientras que evitan sin cesar los mismos problemas en el matrimonio.  

COMO DIRIGIMOS MAL UN CONFLICTO O PROBLEMAS EN EL MATRIMONIO

  • Al evitarse
  • Con amenazas
  • Al desenterrar el pasado
  • Al culparse
  • Con el menosprecio
  • Al explotar
  • Con manipulación
  • Al tratar de ganar antes que entender
  • Al negarse a hacer las paces   


 


 


 

COSAS QUE NO SE DEBEN HACER EN EL MATRIMONIO

  • No se enojen el uno con el otro al mismo tiempo
  • No se griten el uno al otro, a menos que se incendie la casa
  • No se resista a ceder frente a los deseos del otro (siempre y cuando sean deseos saludables para ambos) 
  • No se critiquen sin amor
  • No traigan a colación errores del pasado
  • No permitan que el día termine sin haber dicho por lo menos algo amable o un elogio a su cónyuge
  • No se reúnan sin un recibimiento afectuoso
  • No dejen que el sol se ponga sobre una discusión sin resolver
  • No se aferren al orgullo; pidan perdón
  • No olviden: se requieren dos personas para tener una pelea, pero solo una para detenerla.    


 

DESTRUCTORES DE LA CONFIANZA QUE CONLLEVAN A PROBLEMAS EN EL MATRIMONIO 

  • Guardarse secretos el uno al otro
  • No ser sinceros
  • Coquetear con otra persona
  • Avergonzar a su cónyuge 
  • Romper promesas
  • Ser crítico
  • Falta de continuidad
  • No mostrar un amor completo, sin egoísmo y comprometido       


 


 


 


 

  ¿Qué paso entre nosotros, si nos llevábamos bien?

Toda pareja está expuesta a tener conflictos;  las parejas tarde o temprano tendrán que afrontar problemas. De manera general los problemas fortalecerán o debilitarán a la pareja dependiendo de los resultados a que obtengan al enfrentar los problemas.

Uno de los factores más importantes, pero que poco se habla por la pareja es que los conflictos también son útiles ya que permiten conocer los sentimientos y la satisfacción e insatisfacción de la relación; lo cual se traduce en que los conflictos a medida de que se enfrentan hacen que la pareja se consolide, se haga más fuerte o se separe.

Debemos considera que es inevitable tener conflictos en las relaciones humanas y de pareja. Lo que debemos es desarrollar la capacidad y la conciencia de que los conflictos pueden ser enfrentados y  solucionados con esfuerzo, lo cual conduce al crecimiento y madurez de las personas y la relación.

Solo que ahora al vivir en una cultura del deshecho, es fácil cambiar o sustituir casi todos los productos de las más diversas índoles, y en mi opinión, es algo que está agudizando las rápidas separaciones en las parejas.  Tal parece que las parejas de antes solían durar más, claro que existían otro tipo de condiciones como son, el que las mujeres no trabajaban y por lo tanto no tenían independencia económica, la educación era más restrictiva y la pareja se unía con la idea de que era para siempre, etc.

En un principio, tenemos una postura flexible al elegir a  la persona que podrá ser nuestra pareja. La mayoría de las veces, es la atracción personal la que influirá para formar una pareja. Algunas características de la atracción son:

  • La personalidad
  • Nivel socio-económico
  • Nivel cultural
  • Atributos físicos
  • Edad
  • Valores y filosofía ante la vida
  • Seguridad y apoyo
  • Expectativas consientes e inconscientes.

El problema es que no pensamos conscientemente en estos factores y mucho menos los hablamos. No decimos qué esto es lo que esperamos de nuestra pareja, solo damos por hecho de que así será; casi siempre queda solo en nuestra mente y pareciera que mágicamente así se dará. Lo cual desencadena muchos de los fracasos y separaciones de las parejas.

Si consideramos por un momento que elegimos una pareja, que en lo que cabe, es la  apropiada, aún así hay un sinnúmero de situaciones que provocarán problemas, conflictos y malas relaciones.

Hay que tomar siempre en cuenta que todas las relaciones de pareja, ya sea por la convivencia, por la cercanía o por la razón que sea, siempre está presente el que existan conflictos, aún en las relaciones donde predomina el amor.

Sabiendo que las cosas son así, se deben tomar algunas previsiones como son:

  1. Ver, sentir y oír los conflictos como un aspecto normal en toda relación de pareja, lo cual no quiere decir que nos guste.
  2. Los conflictos nos permite salvar las diferencias que tenemos.
  3. Una vez resuelto el conflicto se produce crecimiento y madurez en la pareja y fortalecen la relación.
  4. Enfocar los conflictos como medio de desahogo emocional si se trabajan constructivamente y sin culpar al otro. 

Las fuentes más comunes de conflictos en las parejas actualmente son:

  • Dinero
  • Crianza, educación y planificación de los hijos
  • Relaciones con las familias de origen de la pareja
  • Diferencias de valores
  • Diferencia de las expectativas sobre la relación
  • Diferencias en el placer sexual
  • Tareas del hogar
  • Estrés social, laboral y del hogar
  • Amistades
  • Mala comunicación entre la pareja y los miembros de la familia.

La incompatibilidad es común que surja cuando tomamos como pareja a una persona que conocemos superficialmente, esto es, que no nos permitimos ni el tiempo ni el espacio para conocer lo que más adelante saltarán como verdaderos defectos de la persona ante nuestros ojos, y en el inicio de la relación solo nos aferramos a la parte atractiva o bonita de la relación. Esta es una etapa de poca reflexión que casi siempre se termina con los primeros conflictos, pero existen parejas en donde alguno de los miembros se aferra a solo ver lo "lindo de la otra persona".

Si la incompatibilidad es en una área menos importante producirá menos insatisfacción y casi no afectará la relación, sobre todo si se encuentra una expresión al deseo que a su vez, sea aceptada por el otro miembro de la pareja.

¿Por qué seguimos juntos?

Muchas parejas siguen juntas por situaciones que son ajenas a la relación de pareja, entre las más comunes están:

  • Los hijos
  • La manutención
  • La falta de un trabajo
  • El qué dirán
  • Temor a ser la o el divorciado
  • Miedo a no encontrar otra pareja
  • La edad
  • Costumbre, etc.

La lista se puede volver interminable. El gran desgaste de energía y fuerza que se desata en la parte individual, es capaz de producir hasta enfermedades que resultan por el alto estrés de una vida que no se puede aceptar más.


 


 


 

Solución de Conflictos

Existen muchas alternativas de solucionar los problemas; lo que pasa en la mayoría de los casos las parejas están enfrascadas en su mundo de  problemas que ya no pueden ver las alternativas de solución, incluso el divorcio o la separación puede ser una alternativa, solo que no es  la única. El divorcio o la separación se mira como una puerta o salida de emergencia, la cual, en la mayoría de los casos no son evaluadas las consecuencias de tomar esa decisión, así que es muy recomendable tratar de solucionar las diferencias en un lugar neutral y con la orientación de un profesional en la materia, ya que la terapia de pareja brinda muchos elementos para poder enfrentar lo que pareciera no tener solución, podemos decir que a las parejas las mata la falta de opciones para enfrentar sus conflictos. La vida siempre presentará momentos de conflicto, pero también presenta momentos de satisfacción, y si en un momento de la vida hemos podido vivir con alegría es prueba de que existe la felicidad.

Los especialista en la terapia de pareja coinciden en que se requieren varias habilidades para vivir en pareja y todos coinciden en tres:

  1. Solución de conflictos
  2. Negociación ante los conflictos
  3. Comunicación efectiva

    Es importante señalar el concepto de habilidades, ya que son factores que pueden ser aprendidos o perfeccionados puesto que no son características que tengan todas las personas. Otro aspecto importante es que estas habilidades se relacionan e impactan unas a otras.

Los métodos más usados y útiles son:

  • Aceptación madura que se tiene un conflicto o que "algo" no anda bien en la relación, para buscar las soluciones.
  • Iniciar un diálogo sobre el "asunto".
  • Cada uno de los miembros de la pareja por separado, previo a conversar, hacer una revisión de que es lo que a su juicio son los problemas.
  • Escoger el momento y lugar para el diálogo.

Negociación de Conflictos

Al no lograr la solución de los problemas es fácil llegar a la lucha por el poder entre la pareja; lo cual impide la solución de los problemas y para lo cual existen métodos de auxilio a la pareja, como son:

  • Adoptar la actitud de que los problemas tendrán alguna solución razonable.
  • Disposición para ceder.
  • Disposición para tomar acuerdos.
  • No tomar ventaja sobre el otro.
  • No intimidar, amenazar o castigar directa o indirectamente.
  • Ser claros de lo que se desea obtener y de lo que se está dispuesto a dar.
  • Defender razonablemente los propios puntos de vista.
  • Evitar compromisos a escondidas.
  • Tratar de entender a la otra parte.
  • No ocultar resentimientos.

¿QUE TAN BUENA COMUNICACION TIENEN?

Comunicación. Es la base del conocimiento mutuo y de la posibilidad de compartir lo que se es

La comunicación es esencial en cualquier relación de pareja porque es a través de ella como podemos conocernos y comprendernos y, por tanto, amarnos.
Conviene que nuestra pareja sepa lo que nos gusta, lo que pensamos y lo que sentimos para que tenga un mayor conocimiento de nosotros y pueda entendernos y ayudarnos cuando lo necesitemos. Para querer a una persona es necesario conocerla.
La pareja es un proyecto de dos personas que deciden compartir su vida. Para ello, necesitan compartir de forma incondicional todo lo que son y tienen, y eso exige una comunicación fluida entre ambos. Una comunicación para conocer y para que nos conozcan, basada fundamentalmente en el diálogo y necesaria para que la convivencia tenga sentido.
Tan importante o más que las palabras son la mirada, los gestos, la sonrisa, la expresión facial..., que forman parte del lenguaje no verbal y que, en la mayoría de las ocasiones, es más expresivo y cercano que las propias palabras.
Normalmente, una sonrisa, un silencio oportuno o una caricia suponen una complicidad o acercamiento hacia nuestra pareja, imposible de expresarlo en el lenguaje verbal. Ante una discrepancia en ambos tipos de lenguaje, damos mayor credibilidad al lenguaje no verbal.

Elementos básicos para una buena comunicación


  1.  

    El diálogo hace que las personas intercambien ideas, sentimientos y opiniones, profundizan en sus vidas y lleguen a un mayor acercamiento.
    Para que la relación de pareja sea sólida, hemos de estar abiertos al diálogo y vivir con entusiasmo las cosas del otro, mostrando interés y preocupándonos por todo lo que le acontece.
    Debemos procurar mantener una conversación entretenida, hablando con entusiasmo y transmitiendo nuestras pequeñas cosas diarias con la certeza de que al otro le interesa. Aunque en ocasiones nos sintamos cansados y con poca gana de conversar, debemos realizar un esfuerzo y dedicarle a nuestra pareja parte de nuestro tiempo a pesar de la desgana o del cansancio.
    Con un diálogo eficaz evitaremos las incomprensiones y muchos problemas y haremos que nuestra pareja se sienta más feliz con nosotros. No hay nada más destructivo para una relación que la falta de conversación, aunque no tengamos ganas debemos hacer el esfuerzo y conversar a diario.

  2. Saber escuchar

No basta con oír. Es necesario prestar atención y mostrar interés por lo que dice nuestra pareja. No podemos limitarnos a oír unas palabras, sino que tenemos que entender el mensaje de esas palabras. Tenemos que escuchar activamente entendiendo lo que nos dicen y demostrando con la mirada, muletillas o preguntas interés sobre el tema en cuestión.

  1. Comunicar lo que sentimos

Hay a quien le cuesta expresar lo que piensa y siente, creemos que el otro debe saberlo y nos avergüenza expresar sentimientos, no tenemos en cuenta que para nuestra pareja puede ser una necesidad conocerlos. Tenemos que dejarnos conocer, de lo contrario no podremos llegar a una relación estrecha y comunicativa.
Debemos comunicar tanto los sentimientos positivos cómo los negativos. No podemos tener miedo a expresar nuestros sentimientos aunque sean negativos.
Si nos sentimos enfadados, tristes, malhumorados... no expresarlo contribuiría a un mayor malestar en nuestra relación porque no se resolvería el problema en cuestión e incluso podría dar lugar a malentendidos o a situaciones conflictivas.

  1. Respeto

Palabras mal sonantes, insultos, descalificaciones, humillaciones, gestos groseros... forman parte de una comunicación ineficaz e irrespetuosa de la que tendríamos que prescindir siempre.
No podemos dejarnos llevar por el enfado o la ira y no controlar las emociones. El mensaje que transmitiríamos es negativo y jamás llegaríamos a un entendimiento. Podemos discutir pero siempre con respeto.

  1. Comunicación Efectiva

Es un estilo de relación, con una comunicación que se denomina Asertiva, el cual representa un equilibrio en la comunicación, a pesar de los roles de tipo pasivo, agresivo y pasivo-agresivo.
La comunicación asertiva requiere de componentes como son la expresión (positiva y/o negativa) directa, honesta y clara de los sentimientos, pensamientos, necesidades y opiniones, sin herir, humillar o faltar el respeto de manera intencional a la pareja. Es diferente de la llamada "franqueza agresiva".

Es importante:

Otros elementos son:

Las habilidades expuestas ayudan a canalizar adecuadamente las emociones, evitando que la pareja llegue a una relación destructiva, donde se hagan daño consciente o inconscientemente, directa o indirectamente.

La vida como la llevamos ahora requiere de muchos esfuerzos y el cansancio, la falta de tiempo es uno de los grandes enemigos de la comunicación, así que es necesario que la pareja tenga espacios para el dialogo, al igual que se planean los tiempos para ir a las fiestas familiares, a hacer los pagos de los servicios de la casa, para ir al súper, para llevar a los hijos a sus actividades, es igual de importante que la pareja cuente con espacios para la comunicación, y estos deben ser espacios muy claros y definidos, ya que es un componente necesario para mantener una sana relación; sino cuentas con el tiempo para hablar y escuchar a tu pareja la relación se enfriara y surgirá un distanciamiento entre ambos. El amor hay que cuidarlo y los momentos que se comparten con la pareja son muy importantes para que el amor crezca.

Errores más frecuentes de comunicación

La mayoría de los problemas que tienen las parejas están relacionados con la comunicación, bien porque no se comunican entre ellos o por la manera inadecuada de hacerlo.
Una buena comunicación facilita la convivencia y supone un apoyo y ayuda mutua. Así, los errores más frecuentes en relación a la comunicación de pareja son:
- No luchar por conseguir ratos de intimidad. La falta de comunicación es uno de los principales problemas que pueden surgir en las parejas y que incluso pueden llegar a destruir la mejor relación. Para que la pareja esté unida tienen que haber comunicación, debe luchar para mantener verdaderos ratos de intimidad donde fluya la comunicación y donde pueda hablar sin ser interrumpida por nada ni por nadie.
- Pensar que el otro conoce nuestros sentimientos y estado de ánimo. No esperes que tu pareja adivine lo que piensas, sientes o te sucede, dile lo que esperas o deseas y no le juzgues o critiques si no es capaz de adivinarlo. Piensa que no lo hace adrede, tan sólo que no tiene capacidad de observación o sensibilidad para captar los pequeños detalles que hablan por sí solos. No culpes a tu pareja.
- El cansancio y la falta de tiempo. Uno de los grandes errores en la comunicación es la falta de tiempo y dejarse llevar por el cansancio. Tenemos que hacer un esfuerzo y superarlo para estar con nuestra pareja, para hacer actividades con ella o simplemente para conversar. De lo contrario, si con frecuencia evitamos estar con ella porque estamos excesivamente cansados o no disponemos de tiempo, la relación se enfriaría y surgiría un distanciamiento entre ambos. El amor hay que cuidarlo y los momentos que se comparten con la pareja son muy importantes para que el amor crezca.


 

Verifica tu nivel de comunicación.

Evalúa la fluidez de la comunicación, la capacidad para  escucharse mutuamente, ponerse en lugar del otro y solucionar conflictos mediante el diálogo asertivo y no agresivo, y considera si en realidad te puedes expresar con libertad con tu pareja o si tienes que reservarte tus opiniones o puntos de vista para evitar que las cosas se pongan mal entre ustedes.

 ¿Es buena tu comunicación en pareja?

¿Tienes temas de conversación con tu pareja?

¿Se entienden bien tú y tu pareja?

¿De qué hablas con tu pareja?

¿Son placenteras las conversaciones con tu pareja?

¿Tienes buenos acuerdos con tu pareja?

La comunicación hoy en día nos sirve además de lo obvio, para definir la calidad de nuestra vida. La comunicación es como una especie de medidor o termómetro que nos permite saber que tan felices y satisfechos vivimos o no. Muchos de los objetivos en la vida, se relacionan con la vida en pareja, ya que este es un aspecto primordial en nuestras vidas, y la comunicación con la pareja es el vehículo sobre el cual podemos entendernos con nuestra pareja.
La única manera de alimentar cualquier relación es a través de la comunicación efectiva, ya que de otra forma no hay como tener una relación sana ¿sino sabemos y no conocemos a la otra persona?

Es importante determinar que a través de la comunicación conocemos a las personas, su historia, sus intereses, sus objetivos, sus frustraciones, sus gustos, etc., así que es por eso que toma una importancia primordial en cualquier relación el poder establecer un buen vehículo de comunicación claro y abierto. Además es importante saber que no podemos amar lo que no conocemos.

La comunicación entre las personas considera varios aspectos, los cuales son de suma utilidad para poder lograr el buen entendimiento con los otros.

La comunicación es esencial en cualquier relación de pareja porque a través de ella podemos conocer y comprender y amar a las personas, ya que no se puede amar lo que no conocemos.  

Además es importante comunicarnos para que nuestra pareja sepa lo que nos gusta, lo que pensamos, lo que sentimos, lo que necesitamos o esperamos de la vida y con esto, nuestra pareja podrá tener un mayor conocimiento en general de nosotros y podrá entendernos y ayudarnos cuando así lo necesitemos.

La comunicación no solo son la palabras, también cuentan en la comunicación la mirada, los gestos, la sonrisa, el gesto, el tono de la voz, los ademanes que acompañan a las palabras, etc. A esto le llamamos lenguaje no verbal y que, en la mayoría de las ocasiones, es más expresivo y cercano que las propias palabras, ya que las intenciones de las palabras se acompañan por estos factores y por lo tanto las palabras toman un sentido muchas veces totalmente opuesto a lo que dice solo la voz.
Uno de los factores más importantes en la comunicación es el dialogo y la definición de dialogo nos dice que es: La conversación entre dos o más personas en la que todas ellas alternan en el uso de la palabra.

La comunicación efectiva requiere del dialogo para llegar al entendimiento. El diálogo nos permite intercambiar ideas, sentimientos y opiniones, profundizan en el conocimiento de las vidas de otras personas para poder logran un mayor acercamiento.
 Para mantener una relación de pareja sólida, es necesario mantener una disposición abierta al diálogo, entre otras cosas, ya que además de la comunicación es necesario mostrar interés y preocupación por las cosas, ideas, sentimientos, intenciones, necesidades, etc., de nuestra pareja.


 

El mantener una relación de pareja requiere de mantener  conversaciones entretenidas, profundas, interesantes, hablando con entusiasmo y también se requiere darle espacio para hablar de las pequeñas cosas que acontecen a diario con la certeza de que al otro le interesa.

Esto es importante aunque en ocasiones estemos cansados y con pocas ganas de hablar, debemos hacer de la conversación un amigo cotidiano de la relación, ya que ahora puedes entender que el hablar con tu pareja te acerca más a tu relación, y escuchar te permite conocer más a la persona con quien convives.
Con un diálogo eficaz y cotidiano evitaras los malos entendidos y muchos problemas,  ya que podrás conocer más a tu pareja, saber que necesita y que quiere y eso hará que la persona se sienta más feliz por ser atendida con lo que realmente necesita. No hay nada más destructivo para una relación que la falta de conocimiento del uno para con el otro y esto se debe en mucho por la falta de conversación.

Es importante saber que no basta con oír. Es necesario prestar atención y mostrar interés a lo que nos cuente nuestra pareja. Es importe poner atención a lo que se habla para poder entender el mensaje completo y así no tener confusiones y malos entendidos. Recuerda que en el hablar está la clave para conocer a las personas, sobre todo a las que realmente les interesan.

Más que importante, es necesario comunicar lo que sentimos, así que el dialogo en la pareja  requiere de que se escuchen ambos y que los dos tengan la oportunidad de escuchar y ser escuchados. Hay a quien le cuesta expresar lo que piensa y siente, pero el error más grave es creer que el otro debe saber lo que queremos;  ya que  nos avergüenza expresar nuestros  sentimientos y se nos pasa por alto que no hemos tomado en cuenta que para nuestra pareja puede ser una necesidad conocerlos. Tenemos que encontrar la forma de hacer conocer a nuestra pareja lo que pensamos, de lo contrario no podremos llegar a una relación estrecha y sólida.

En la relación se requiere de comunicar los sentimientos tanto positivos como negativos, solo que se debe tener cuidado en cuanto al tono de voz, los gestos y el ambiente en que se habla, ya que el contexto de la situación puede cambiar de manera importante el mensaje que se quiere dar. No debemos  vivir con miedo de expresar lo que realmente sentimos, aun siendo sentimientos negativos o no agradables, solo que es importante buscar soluciones a eso y por lo tanto cuidar el contexto en que se habla es sumamente importante.

 Los gritos, las malas palabras, los insultos, las descalificaciones, las humillaciones, los gestos de desagrado, etc., son las razones por las cuales la comunicación se vuelve ineficaz y solo se llega a empeorar las cosas entre la pareja.

Para lograr una comunicación efectiva no podemos dejarnos llevar por el enojo, la ira y el descontrol de las emociones. Ya que en estas condiciones solo podemos transmitir lo negativo y jamás llegaremos a un entendimiento.

Debes considerar que la mayoría de los problemas que tienen las parejas están relacionados con la comunicación, ya sea porque la pareja no se comunica o porque lo hacen de una manera inadecuada.  

La falta de comunicación es uno de los principales problemas que pueden surgir en las parejas y que incluso pueden llegar a destruir la mejor relación. Incluso la manera tan estresante en que vivimos en la actualidad no impide tener una buena comunicación y el problema para la pareja es que la comunicación es un requisito indispensable para mantenerse unidos. Es importante luchar para mantener una buena intimidad en la pareja donde fluya la comunicación y se puede hacer un dialogo sin interrupciones ni ataduras.

 Nunca dejes que el error más grande de la comunicación en pareja se apodere de tu relación, y ese error es pensar que el otro conoce o sabe de lo que tú necesitas, de cuáles son tus sentimientos, cuál es tu estado de ánimo y que sabe realmente que hacer para que tu estés bien. El sobre entendido es la tumba del entendimiento de la pareja.

No esperes que tu pareja adivine lo que piensas, sientes o te sucede, dile lo que esperas o deseas y no juzgues o critiques si no es capaz de adivinarlo, ya que es tu pareja no un mago (a). Piensa que no lo hace adrede, tan sólo que no tiene capacidad de observación o sensibilidad para captar los pequeños detalles que hablan por sí solos. No culpes a tu pareja de lo que tú puedes decirle, esa es tu responsabilidad y recuerda que también es cierto que no solo por decirlo se va a cumplir, hay muchas cosas que nuestra pareja no va a darnos, ya que es una persona diferente, con otra educación, otros valores, otros principios, pero al hablar se podrán aclarar las cosas y podrás saber que esperar de tu relación, así que siempre saldrás ganando con la comunicación.


 

Algunos consejos prácticos para mejorar la comunicación con tu pareja: 

14 TIPS QUE TE REVELARAN SI TIENES UNA ADECUADA COMUNICACION EN EL MATRIMONIO

Podemos decir que una pareja en el matrimonio tienen una buena comunicación cuando:


 

1. Ambos están dispuestos a escuchar cuando uno de los dos quiere hablar.

2. Ambos son compasivos y comprensivos cuando uno de los dos quiere expresar sentimientos más profundos.

3. Ninguno tiene que sopesar sus palabras con cuidado a fin de impedir que el otro se enoje o se moleste.

4. Por lo general, ambos tenemos cosas interesantes de las que hablar el uno al otro.

5. Por lo general, ambos están satisfechos con los esfuerzos realizados para agradarse 

el uno al otro en lo sexual, incluyendo la conversación franca sobre las relaciones sexuales.

6. Ambos ven a su pareja como su mejor amiga y sienten la libertad de manifestar heridas y frustraciones, aun cuando no están de acuerdo,  en general no se interrumpen el uno al otro.

8. Ambos se esfuerzan para no menospreciarse ni subestimarse el uno al otro delante de otras personas.

9. Ninguno de los dos tiene el hábito de criticar ni corregir al otro.

10. Cada uno ayuda al otro a sentirse bien con respecto a sí mismo y hace que el otro sepa 

Lo valioso e importante que es para uno.

11. Cada uno entiende y respeta el deseo del otro de tener en ocasiones 

Privacidad y momentos para estar a solas.

12. Ninguno de los dos duda en disculparse cuando ha ofendido al otro.

13. A ambos les resulta fácil hablar sobre su la vida espiritual que llevan juntos.

14. Ambos son sensibles al apoyo emocional que desean y necesitan.

Revivir el romance


 

Aun cuando el romance no es el fundamento de una relación matrimonial, es ciertamente la leña que mantiene el fuego ardiendo en la relación, ofrece el afecto y la seguridad que dice: "Puede que tengamos dificultades, pero te amo y todo va a estar bien". El romance también dice: "Porque te amo, deseo agradarte". El amor romántico se deleita en hacer sentir al cónyuge especial e importante.

Hoy en día parecería ser que la palabra romance está eliminada del vocabulario de muchas parejas o matrimonios. ¿Por qué ocurre esto? Para responder a esta pregunta, es importante que se tome en cuenta lo peculiar de cada sexo.

Para la psicología masculina, después de haber conquistado a una mujer, no existe la necesidad de estar repitiendo frases como: "te amo", "eres lo mejor que me ha pasado" o "te traigo sólo porque sí estas rosas", pues cuando un hombre declara su amor, en la gran mayoría de los casos asume que la mujer elegida sabe que la ama, lo ha interiorizado y se siente segura de su amor. Todo esto la psicología femenina no lo comprende ni lo espera así y he aquí que comienzan los problemas.

¿Te sientes respetado/a?

El respeto es la base de toda convivencia. El matrimonio que no esté fundado en el respeto no tiene futuro…

¿Qué es el respeto?

Respetar es tratar a los otros con la dignidad y distinción que se merecen. Respetarnos es darnos un trato humanista y humanitario.

¿Qué ocurre cuando no existe el respeto?

Cuando no hay respeto no pueden existir relaciones humanas efectivas y humanizantes.

¿Qué es respetar al otro cónyuge?

Es saber que cuando le miro, le veo tal cual es, y sé que es una persona distinta de mí, acepto que tiene gustos, opiniones, pensamientos y opiniones diferentes a los míos.


¿Cómo se respeta al otro cónyuge?


1.- Cuidando su intimidad y su imagen:
No usar la información íntima que posees del otro para ridiculizarlo o dejarlo en evidencia. No tienes derecho a contar del otro aspectos íntimos, salvo en situaciones terapéuticas.
Cuidar la imagen del otro es también no poner a los hijos y familia en contra del otro.
Muchas veces se destruye la imagen de otra persona por celos y envidias.
Respetar la intimidad del otro es no leer sus cartas sin su consentimiento, ni escuchar las conversaciones telefónicas, ni revolver sus papeles, ni espiar sus pasos cuando no esté a tu lado. Actuar con desconfianza más que evitar el engaño, induce a él.


2.- Aceptar al otro como es:
Muchos problemas dentro del matrimonio se dan porque uno exige del otro cosas que el otro no puede dar… No trates al otro como si fuera un niño o una niña. Tiene que existir mucho diálogo y el saber dialogar con inteligencia.


3.- Nadie tiene derecho a cambiarte:
Nadie tiene derecho a intentar cambiar al otro. ¡Cuántas parejas desgraciadas iniciaron su relación pensando: ¡ya cambiará!
Todos podemos cambiar y en realidad vamos cambiando cada vez que aprendemos algo nuevo.
Las personas somos a la vez iguales y diferentes.
El otro/a cuando está a tu lado debe ser él/ella misma. No tiene que ponerse una careta contigo.


4.- Somos bastante parecidos a nuestro cónyuge:
La relación de pareja refleja lo que eres. Hay que aprender a solucionar los problemas con dulzura, inteligencia y comprensión.
El gritar, insultar, golpear, despreciar, ironizar, ridiculizar, manipular, etc. destruyen el respeto que pueda existir.


5.- Afrontar juntos los problemas de la convivencia:
Todas las parejas tienen diferencias. La forma que tengan de aceptar y resolver esas diferencias es muy importante.
Los factores que llevan a impedir que un problema concreto y real se resuelva, acostumbran a ser los siguientes:

1. Deformar la realidad: Generalmente exageramos y agravamos los hechos porque de alguna forma sentimos que la otra persona nos ha hecho daño.
2. Almacenar problemas en la memoria: Si te viene una y otra vez a la memoria los problemas pasados es que no los tienes resueltos en tu corazón…

Seis habilidades para un matrimonio duradero

Nadie emprende un viaje solo

Desde que tú y yo nacimos hemos dependido constantemente de otros para educarnos, avanzar y  tener éxito. No, nadie puede triunfar de verdad si no es con la ayuda de otras personas y en el matrimonio el trabajo siempre será de dos.

Como coach de matrimonio y familia he tenido el privilegio de trabajar con muchos matrimonios para orientarles en sus relaciones. Algunas veces vienen a verme porque existe una crisis o  porque quieren aprender mejores formas para comunicarse. Esta experiencia me ha permitido identificar seis habilidades que se repiten en todos los matrimonios que tienen éxito.

Las seis habilidades

1. Se comprometen a tener una buena comunicación. Esto quiere decir la capacidad de escuchar en un nivel más profundo al otro. Tomar cada uno su turno y comunicar lo que cada uno opina y siente con el propósito de conocerse cada uno como a la palma de su mano.

2. No guardan resentimiento hacia el otro. La frase de Dale Carnegie es perfecta para esta habilidad: "se necesita carácter y auto-control para comprender y olvidar".

3. Son resilientes, que se traduce en la capacidad de superar los desafíos planteados por la vida y que permite a un matrimonio recuperarse de las crisis y de las situaciones permanentes.  Froma Walsh fundadora del Center for Family Health en Chicago ha investigado en torno a ello.

4. Se preocupan por conocerse a sí mismos. Por medio de estudios de formación humana y asistencia a talleres para la pareja están en una educación continua.

5. Cocinan juntos por lo menos una vez al mes. El amor entra y se mantiene por el estómago. Es un dicho que solía decirme mi mamá.

6. Han aprendido a conciliar trabajo y familia y lo hacen porque esto es un anhelo tanto para el hombre como para la mujer. Tener claro esto ayuda a los matrimonios a estar felices.


 

 Dª. Trinidad Aparicio Pérez

Psicóloga clínica. Psicóloga escolar

Centro de Psicología Alarcón. Granada.


 

José Jaime Martínez.  Terapeuta

Sexólogo, Especialista en Hipnosis y en Programación Neurolingüística.


 

©2001 Mario Santana Buenos Aires

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada